Make your own free website on Tripod.com
Resumen Olímpico soloremo2.gif (3825 bytes)
por Omar remón

El análisis de un resultado Olímpico no es sencillo. Necesita de una fría separación entre los números y los sentimientos. Trataré, humildemente, de hacer esa separación.

He escuchado o leído en algunos medios que se habla del "fracaso" de los remeros argentinos en virtud de los resultados obtenidos en los Panamericanos. Y es aquí donde debemos ser honestos y comenzar a separar las cosas.

En primer lugar no existe tal fracaso, si bien es cierto que algunos abrigaban esperanza de resultados más llamativos, como por ejemplo algún diploma olímpico, el solo hecho de ser designado representante olímpico de su país de origen en un deporte tan duro como el remo es ya de por sí un triunfo para cualquier remero. Y si no me creen, desafío a cualquiera de los "periodistas deportivos" que hablan de fracaso a subirse a un single o un Dos Sin y tratar de dar tan siquiera tres o cuatro remadas seguidas. No señores, los remeros argentinos no han fracasado, porque han dejado en la Pista olímpica hasta la última gota de su sudor y han luchado con el máximo de su potencial. ¿Quién puede decirle a Paola López, que hace menos de dos años corría en el Single  novicia, que lo suyo fue un fracaso?. ¿Se animaría alguno a decirle a Sergio Fernández, con todo su historial, que el fracasó?. Yo no. ¿Y a Julia, quien llegó al primer panamericano corriendo contra muchas cosas más que sus rivales?. ¿Y a Diego, y a Manguera, o al Doble de Ulf y Sebastián, o a la Colorada Marisa?. Quien conozca las condiciones en que se entrena y desempeña el Remo Argentino no puede hablar de fracaso.

En todo caso se puede hablar de las falencias dirigenciales, y que vienen de mucho tiempo atrás. Por que yo recuerdo que el Sr. Norberto Schaer, ex Presidente del C.R.L.M., contaba que el era dirigente de la A.A.R. cuando al Sr. Ibarra se lo echó luego de su primera gestión y que no podía comprender como se lo había contratado nuevamente con los antecedentes que tenía. Sin embargo se lo contrató y se lo mantuvo durante un muy largo periodo, en el cual se nombró como entrenador nacional al Sr. Osvaldo Borchi, cuyos antecedentes en el Remo no son ni la mínima sombra de los que ofrece el Sr. Alberto Demiddi. El mismo Sr. Demiddi que hace hoy dos años y medio me anticipó, en una charla personal, que esto terminaría así. Ese cuerpo técnico abandonó el barco precipitadamente en el momento más importante, demostrando su verdadera vocación mercenaria, anteponiendo los beneficios económicos por sobre el amor a la camiseta. Así dejaron al equipo desamparado, arrojándoles un salvavidas de plomo a las nuevas autoridades de la A.A.R. y a los tres entrenadores que valientemente asumieron un compromiso que sabían iba a ser casi imposible. A eso se debió sumar la desgracia del hecho sucedido con Walter Balunek, quien fue muy honrosamente reemplazado por Diego Aguirregomezcorta. También se debe recordar la sucia trampa de la "danza de la fortuna". Ese invento del Sr. Ibarra, que le salió mal, y que significó un grave despropósito para nuestros atletas, quitándoles concentración y tranquilidad.

Pero todo esto ya es pasado. Pensemos en el futuro. Y hablando de ese futuro no me voy a cansar de opinar sobre la necesidad de un mercado del Remo. Para eso hace falta un remo que iguale a las categorías de 3ª o 4ª en el tennis interclubes, o al futbol intercountries, o casos similares.

Si limitamos todo al remo de alto rendimiento nunca podremos conseguir apoyo económico para los clubes, y son los clubes los que tienen que ser económicamente fuertes para que la A.A.R. crezca. Quiero eliminatorias para el Campeonato Argentino del Ocho Señor, como antes. De a poco se esta haciendo algo al respecto, los Torneos Juveniles Bonaerenses y unos botes prototipos versátiles y económicos pueden ser la llave. Hay que trabajar. Los remeros argentinos cumplieron, los dirigentes estamos en deuda.


resumen.jpg (41196 bytes)

Dos sin de Argentina, luego de quedar afuera de la semifinal

VOLVER