Make your own free website on Tripod.com
Para Alberto soloremo2.gif (3825 bytes)

Lo conocí cuando apenas contaba con 11 años. En aquel tiempo, cuando a los remeros del Club de Regatas Rosario no había con que darles. Cuando se corría en Tigre, todavía en el Río Luján, ellos se alojaban en Canotto, y yo era socio de Canotto.
En algún lugar debo tener aún aquel programa de regatas que me autografió una tarde de sábado. Es una de esas imágenes que no se borran, yo, un pibe de 11 o 12 años, parado junto al "más grande" en la rampa de acceso a Canottieri, frente a la casilla de la entrada y el firmándome un autógrafo en un programa de regatas. Si es seguro que esta imagen jamás la olvidaré. El tiene la culpa, por el empecé a interesarme en el remo.

Hasta que lo conocí para mi el remo era eso que hacíamos todos los domingos con mis padres y hermana, saliendo en un doble par de paseo a una islita en el Río Sarmiento a pescar y comer un asado. Pero después de eso me empezó a interesar el remo de competencia. Pichi Barry era el entrenador y yo vivía a dos cuadras de la nueva pista de remo.
Eso me llevó a ser timonel, cuando en el remo se usaban timoneles. Pero después de entrenar, y esto era ya después de Munich ´72, salía con Barry en la lancha de entrenamiento, yo timoneaba y nos poníamos, respetuosamente, en silencio, a la estela del "Michelangelo", mirando como el Gringo remaba. Después me subía a una batea e intentaba copiar o que había visto. Así aprendí a remar. En marzo de 1975 el ya era entrenador del Club de Regatas La Marina, Dieguito Vilas había crecido y el necesitaba un timonel; "...León, porque no te venís a timonear para nosotros...", por que a todos llamaba León, es una costumbre que con los años la fué perdiendo.

Así fué como pasé a ser el timonel de "su" equipo. Donde estaba Franco, La Garza, Daniel Poggi, Manolo, El Vasco, Iván, Denari, Tuma, Molina...y también estaba Ibarra, nada es perfecto. Con los meses yo también crecí, ya no entraba en el dos con y pasé a integrar la que yo recuerdo como la primera escuela de remo. Al estilo de los promocionales actuales, dirigida por el Gallego Martínez pero que, seguramente, fué idea de Alberto.

El tiempo pasó, la vida siguió transcurriendo, idas y vueltas, pero en estos últimos veinticinco años siempre estuve relacionado con Alberto, de una forma u otra. Y aprendí mucho de el; y me di cuenta de cuanto sabía, y muchas veces discutimos, y otras me pareció que estaba equivocado, pero el tiempo siempre le daba la razón. Dos años antes de que sucediera me adelantó la huida del por entonces Director de Selecciones Nacionales de Remo. Cuando estábamos organizando la fiesta de las 1500 Regatas del Club de Regatas La Marina, en un momento le dije..."pero Alberto, vos también tenés que tener tú diploma, después de todo vos también ganastes Regatas con las palas rojas y blancas". Y me contestó que no, porque el consideraba que cuando corrió para Marina, como también era entrenador, el era profesional; y por lo tanto no tenía derecho a compararse con sus remeros amateurs. Eso demuestra, una vez más, quien era Alberto. Fue un defensor de la Pista de Remo, porque con todos sus defectos es la mejor que tenemos, y no creamos en palabrerías, jamás tendremos otra. Cuidemosla. Luchemos por ella, en honor a Alberto. Podría seguir escribiendo por siempre, pero ha llegado el momento de despedir a un Amigo, y para hacerlo quiero recurrir a la frase que siempre le decía Mario Roberts cuando Alberto salía de la rampa rumbo a la regata..."Alberto, ahora Ud. está solo, vaya y haga lo mejor..".
Chau Gringo.

Omar Remón

 

Quisiera solicitar a los amigos del remo argentino que me remitan a mi casilla de mail, oar@bigfoot.com , todas las historias y anécdotas que tengan junto o en relación a Alberto Demiddi, a ver si podemos hacer algo.

VOLVER